Tres experiencias de vida

a partir del Liceo

Colaboración de Oscar H. Bontá

Siempre hablamos sobre nuestras épocas Liceanas y los hechos que a partir de esa experiencia, influyeron de alguna manera en nuestras actividades posteriores

 

Recientemente se me ocurrió pensar en tres privilegios que tuve el placer de vivir,  todos ellos vinculados al Liceo y que creo resultan inéditos en relación a los restantes  integrantes de la XV

 

           1º) En el año 1968, el Dr. Ovidio Washington Rubio, por entonces Rector de Estudios del Liceo, ex preceptor en nuestro 1º y 2º año, Profesor de Matemáticas y Odontólogo, le comenta a una cuñada mía con la cual  trabajaban juntos como Dentistas, que buscaba a un ex - cadete que fuera Licenciado en Economía Política.

 

           Curiosamente en esa época yo era el único que cumplía con esos dos requisitos. De ahí que hablamos por teléfono y nos reunimos en el Liceo.

 

           Me contó que había un nuevo Plan de Estudio y que se agregaban tres materias en 4º y 5º año que eran: Economía Política - Sociología y Teoría Política.

 

           La idea era si me animaba a escribir un programa de estudio para la materia Economía Política y a la vez enseñarla en el Liceo.

 

           Acepté, propuse un programa que fue aprobado y así fue que durante tres o cuatro años fui profesor del Liceo dictando esa materia y hasta aquí,  lo empardo a Tomito.

 

           La experiencia de entrar al aula para estar “del otro lado del mostrador” fue algo impresionante,  así como compartir la sala de profesores como “colega” de algunos que habían sido los nuestros maestros,  como en Pato Beltsy, Coluccio, etc.

 

           En cada rincón del aula veía a alguno de nosotros

 

           Pensar que tuve como alumnos a los hijos mellizos del Tte. 1º Mingote,  que fuera un “riguroso” oficial instructor nuestro en 3º año (que vueltas tiene la vida…..)

 

           Tengo una anécdota en esta época, que la tuve presente durante toda mi vida laboral,  pues si bien se generó en el Liceo era apta para cualquier organización

 

           Venía de visita un General importante al Liceo.

 

           La actividad era mucha y a  ritmo intenso.

 

           Muchos soldados participaban de la misma (corte de pasto, limpieza de pisos, pintada a la cal de cordones y árboles, rastrillado de  la granza, etc.)

 

           Apoyado sobre el marco de la puerta de entrada a la Sala de Profesores del Patio Esqiu, estaba el Pato Beltsy y yo a su lado, testigos mudos de esa febril actividad, hasta que luego de un largo rato de observarla, el Pato dijo:

 

           “La única grasa que mueve la maquinaria del Ejército, es la grasa de General”

 

           2º) En el año 1969, de los apuntes que había hecho para preparar cada tema, terminé  escribiendo un Manual de Economía Política que imprimió una dependencia del Ejército, cediendo los Derechos de Autor al Liceo Militar General San Martín.

 

           El Manual en cuestión se utilizó en todos los Liceo Militares y en el Dámaso Centeno por varios años.

 

           Unos diez años más tarde,  reescribí su texto, con la colaboración de tres ex – cadetes, que habían sido alumnos en mi primer año de profesor, que ya eran colegas recibidos en la UBA y que estaban trabajando conmigo (Juan Arranz – Juan Carlos Di Tata y Hugo Krajnc)

 

           En la introducción de esta nueva versión del Manual,  escribí: “El esfuerzo que exigió este trabajo, testimonia el reconocimiento de cuatro egresados, hacia el Instituto en el cual se formaron”

 

           3º) El  tercer privilegio que tuve, fue la numerosa e increíble vivencia de haber trabajado en diferentes actividades, con los siguientes integrantes de la XV (en algunos casos hasta tres veces):

 

Dayen Carlos

Denuble Jorge

Donofrio Jorge

Etcheqaray Alberto

Garde Carlos

Hirata Eduardo

Piratte Armando

 

           O sea que tuve hijos, escribí un libro y en lugar de plantar un árbol di clases en el Liceo y trabajé con amigos

 

                                                                                                              Oscar Horacio Bontá

                                                                                                              Abril 2008