LA XV.  MISCELÁNEA.

 

         Hace tiempo que vengo juntando algunos apuntes, que han surgido en esos momentos donde uno revuelve  su memoria y sus vivencias, y va repasando la película, de la cual se siente feliz protagonista y busca plasmarla en algún escrito, con la simple intención  de releerlo y compartirlo, y así volver a recordar algo que hace tiempo ocurrió. Todos los temas que se abordan están mezclados y sin orden cronológico, de ahí su título.

 

EL MISTERIO

 

         Nuestra promoción  exhibe hoy, después de más de sesenta años desde su egreso del querido liceo, una vigencia, una fortaleza y un espíritu de cuerpo, dignos de admiración. Todos estos años he querido ver cuál es el motivo que nos mantiene unidos por tanto tiempo y tan intensamente. En definitiva, qué es el famoso misterio? Después  de haber escuchado las célebres palabras de Chacho, en la ceremonia de los 50 años y haberlas leído y releído, me ha quedado la inquietud de tratar de desentrañar esa palabra misterio, que mucho tiene que ver con cada uno de nosotros, que día a día va profundizando, ese afecto, esa camaradería, esa comunidad. Cuál es el imán  que hace que cada día se acentúe la necesidad de encontrarnos, de contarnos anécdotas y vivencias de nuestra dorada vida de liceístas, plenos de juventud y de futuro. Hoy quiero intentar expresar, lo que entiendo, que encierra y contiene esa palabra. 

         Esa amistad desinteresada que fluye en expresiones, en actos de  solidaridad, de apoyo y de  compañerismo de cada uno de nosotros hacia el otro. En definitiva la palabra misterio, es sinónimo de amistad, en el más amplio sentido. Esa  camaradería que nació en esos años de colegio donde nos prepararon para afrontar el futuro, que se ha ido incrementando y hoy somos más amigos que en tiempos de aquella dorada vida de liceístas. Pero en definitiva después de tanto pensar, creo que Chacho tenía mucha razón y con su sabiduría, lo llamo misterio. Dejémoslo así.

 

ALMUERZOS DE LOS JUEVES

 

         Hay algún documento que se haya publicado de una verdadera institución, que dentro de la promoción, ha tomado suma importancia de manera casi espontánea.? 

Me estoy refiriendo a los ya clásicos almuerzos de los jueves. No he encontrado comentario alguno de estos eventos, creo que por la importancia que adquirieron en los últimos tiempos, al menos merece unos renglones de reconocimiento. Eso trataremos de hacer.

         Esto no pretende ser una narración histórica de estas reuniones, eso se lo dejo a quienes desde los primeros tiempos, han sabido estar en comunicación  y reunirse frecuentemente. Yo apenas hace 20 o 25 años volví a reencontrarme con mis compañeros. O sea que tengo un gran espacio en blanco no vivido y solo conocido por anécdotas escuchadas en muchas reuniones posteriores, que por suerte ahora comparto.

         Hace tiempo que estoy sintiendo la necesidad de prestar atención a este fenómeno, que de manera muy especial se ha instalado entre  nosotros, desde hace años.

         Buscando las razones de este fenómeno podríamos destacar: a) que a cada uno de nosotros nos encanta reunirnos alrededor de una comida y es así que tenemos un alto promedio de personas algo excedidas de peso; b) que con las reuniones solo mensuales, el encuentro de amigos, quedaba muy espaciado y nuestra amistad exigía mayor frecuencia, c)  entre nosotros hay un grupo al que podemos llamar sin lugar a dudas, los referentes, que han sabido encauzar muy bien, nuestras inquietudes. d) y fundamentalmente la muy buena voluntad y comprensión de cada uno de nosotros, hacia  los demás, que hace a la gran unidad de este grupo de verdaderos amigos. 

         Todo ello constituye la esencia de estas reuniones y es una muestra más, del famoso misterio.

         Buscando el origen de los encuentros de los jueves, debemos remontarnos a las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, (que viejos estamos) en ese entonces comenzaron algunos encuentros de amigos, entre semana, aunque limitados en número, en algún restaurant de la zona del Palacio de Tribunales. Años más tarde comenzaron otros almuerzos en la zona de Belgrano donde se agregaron algunos más. Mientras tanto,  se celebraban las clásicas cenas de los primeros viernes, hasta que, hace ya unos cuantos años, esos almuerzos de los jueves, fueron ganando en popularidad, sin que haya habido invitaciones formales, hasta el día de hoy, en que se han convertido,  en forma casi espontánea, en nuestro más importante evento social.

         Hay que reconocer que estos últimos años, la creación del grupo de chat, ha ayudado mucho en ese sentido, tan es así,  que nuestros compañeros que viven en el exterior, saben que todos los jueves, pueden volver a verse con sus viejos amigos y recibimos continuamente la visita de alguno de ellos.

         El lugar de reunión poco importa, pero sí importa el juntarse, pasarla bien, compartir experiencias y anécdotas del tiempo pasado y es así que los jueves de cada semana, a partir de las 12.30 hs, como por arte de magia, empiezan a aparecer no menos de 15 comensales, que van llegando a la reunión que nadie quiere perderse. Es más, para evitar críticas, conviene llegar primero, e irse último. Cada uno que va llegando es recibido como un hermano y con demostraciones de cariño y amistad. Ya en la mesa, los temas van brotando, deportes, actividades de cada uno, consultas y consejos profesionales, noticias de actualidad, temas familiares, donde los nietos tienen muy buena prensa y por supuesto los cumpleaños son celebrados especialmente, con una copa de champán. Hay muchos temas y algunos dan origen a debates enriquecedores, que ayudan a ver las distintas ópticas de cada uno, algunas coincidentes, otras no, pero la amistad, siempre se impone. Podemos decir que con la realización de estas reuniones, la promoción se encuentra en asamblea permanente, pues esos almuerzos, son generadores  de proyectos y actividades. Allí se han planeado los últimos viajes anuales, los eventos sociales,  todo se pone a consideración y por mayoría se define. En muchos casos estas reuniones semanales han significado el reinicio de una amistad nacida en el liceo, que se hallaba algo dispersa y hoy florece de la mano de estos encuentros semanales. Todos esperamos los benditos jueves, que se han convertido en nuestra catarsis semanal. Allí en esas 3 o 4 horas, andamos y desandamos por nuestras vidas, en un verdadero volver a vivir, donde siempre surgen los nombres y recuerdos de los que estamos y de los que hoy, forman parte de la XV del cielo. De esta forma  y sin que muchos lo hubieran imaginado, estos almuerzos se han convertido en el corazón y núcleo de las decisiones que ayudan a mantener tan viva y vigente  nuestra querida  XV. Cada vez somos más los que concurren y cada uno va poniendo su impronta en las reuniones y así se van enriqueciendo las vivencias, en un verdadero fenómeno sociológico  que muchas veces extiende el almuerzo hasta la media tarde.

         Las charlas que se dan en las reuniones abarcan  infinidad de temas, desde anécdotas acaecidas en aquella dorada edad, hasta las vividas en estas épocas de gente joven, pero de gran experiencia y siempre hay detalles desconocidos que se van agregando. Y lo mejor de todo, es que nunca nos cansamos de escucharlos y cada vez lo hacemos con más entusiasmo.

 

LOS REFERENTES

 

         Debemos agradecer el contar en la promoción, con el privilegio de tener un numeroso grupo de amigos que se ocupan de todos lo detalles del funcionamiento de la XV, de cada uno de nosotros y de nuestras situaciones particulares, además de los eventos sociales. Nuestros amigos se ocupan de organizar todos los detalles. Es de gran importancia la ardua labor de varios compañeros que desinteresadamente, trabajan para que todos podamos pasar juntos, estos momentos tan especiales que vivimos en cada uno de los viajes, de los almuerzos, de los asados y en cuanta reunión nos encontramos.  Nos hacen las compras, nos contratan los viajes, nos hacen el asado, etc, etc. Nosotros ponemos la amistad y ellos además, su trabajo e imaginación.  Allí sin lugar a dudas están los referentes, verdaderos leones de la  XV, que son los que se ocupan que los demás, solo nos dediquemos a pasarla bien. Con su tarea silenciosa, a veces no tanto, nos acostumbran mal y cuando las cosas no salen perfectas, criticamos y nos quejamos. No voy a dar los nombres, porque temo  olvidarme de alguno y no me lo podría permitir. Pero estoy seguro de que todos los conocemos muy bien, y sabemos que desde siempre, están  trabajando para mantener el espíritu de cuerpo de nuestra promoción y han sabido estar presentes en las buenas, en las malas y para todo. Los que integramos la promoción  mucho le debemos. Simplemente les quiero decir dos cosas: que sin Uds. esta comunidad de amigos, no sería la misma.        

         Y MUCHAS GRACIAS. Es más estamos pensando que para compensar esas tareas, podríamos designarlos socios vitalicios y así liberarlos del pago de la cuota social. Creo que si hacemos la moción, esta sería aprobada por unanimidad. 

 

LAS REDES SOCIALES Y LA XV

 

         Sigamos con nuestros leones. Ellos han sabido encauzar las voluntades de todos y han sido los inspiradores de todas las instituciones con las que hoy contamos. Es así que tenemos, desde hace muchos años, nuestra página web, una verdadera joya, la que cuenta con toda la información, siempre actualizada, que ha sido desde siempre, el lugar donde encontrar listados, reseñas, denuncias y anécdotas, opiniones, fotografías y recuerdos, videos casi profesionales de cada uno de los viajes y todo lo que se nos ocurra. Es el verdadero archivo general de la XV. Y fuente para toda investigación.

         Mucho más reciente, ha sido la creación del grupo de chat, donde podemos apreciar que pese a los años, la XV. sabe actualizarse y utilizar las  Redes Sociales. Hoy muchos de sus integrantes, manejan sus teléfonos y se ha convertido en el sistema de comunicación más rápido y efectivo. Si bien al principio se produjeron algunos inconvenientes, por diferentes puntos de vista en varios temas, hoy ya está subsanado, por la creación de otros canales, donde podemos explayarnos y dar nuestra opinión personal sin ofender, ni hacer sentir mal a nadie. Así hoy el chat es una muestra genuina del espíritu e imaginación de sus integrantes. Se pueden ver fotos, vídeos y diálogos desopilantes. Por este medio también se comunica la concurrencia a los almuerzos. También está el canal cultural donde muchas veces podemos apreciar temas muy interesantes. Ni hablar de los grandes temas tratados en el canal  denominado infierno. En fin, también la XV se divierte y se mantiene vigente y actualizada.

 

ANÉCDOTA

 

         Les voy a contar como volví a reencontrarme con mis  compañeros, después de más de 25 años de haber operado desde la clandestinidad. Me vinieron a ver a la escribanía,  varios de esos próceres de la XV, de los que ya hablamos. Recuerdo que me visitaron por lo menos en tres oportunidades. A todos les prometí que iba a ir y nunca cumplía, siempre alguna excusa. Finalmente y después de tanta insistencia, tome fuerza, me decidí y así aparecí en una casa  situada en la calle Billinghurst 850,  un primer viernes de mes. Allí reaparecí después de  veinticinco años de ausencia. Debo confesar algo. Me costó mucho decidirme y esa noche,  al reencuentro con todos uds., fui con cierto temor, pues habiendo transcurrido tanto tiempo, no los conocía, no conocía sus nombres y no recordaba sus caras. Tan es así que cuando estaba entrando a la reunión, me preguntaba, que estoy haciendo aquí? Abro la puerta y alguien dijo: aquí traigo otra oveja descarriada que vuelve al redil. Y otro me mira y me dice Arturo Amado, 1*. Sexta. Matrícula.....etc.etc. Mi primera impresión  fue, como saben quién soy después de tantos años, hay evidentemente una buena organización y una vez que reaccione me pregunté, que estoy haciendo aquí con estos viejos? Pero la realidad fue, que a los 15 minutos, ya nos habíamos reconocido y realmente fui tratado tan bien, que recuerdo haberme ido con los últimos. Pero me fui con una duda. Yo también estaba tan viejo? Llegue a mi casa y lo primero que hice fue mirarme al espejo y llegue a la conclusión que si, El tiempo, el tiempo por lo visto, había pasado para todos. Pero lo importante es que a partir de ese día, recuperé un grupo de amigos, con los cuales paso y he pasado muy buenos momentos, lamentando no haber acudido a la primera invitación. Y aquí estoy hoy. Muy feliz y contento.

 

         Y colorín colorado, esta miscelánea ha terminado….

 

Abrazo a todos.

                 Arturo Amado.

                                    Mayo de 2018.