Este informe no deben leerlo personas delicadas y de espíritu sensible. Los miembros de la XV pueden hacerlo porque no pertenecen a  esa clase de gente.

El coordinador del viaje más conocido como Luis Moreno, tuvo como problema principal a resolver: que todos tomen la autovía 2 por la mano de ida al ir y por la de vuelta al volver, y en tal sentido hay que reconocerle eficacia. En lo que falló fue en dividir el número exacto de concurrentes por la cantidad de habitaciones, ya que además de los habituales cuartos con dos huéspedes hubo uno con tres ocupantes y otro con uno solo. Cuando se advirtió este error la excursión ya había terminado. 

 

Es de hacer notar que en la habitación de tres todos se quejaban por el ronquido de los demás, mientras que en la de uno, ocupada por Gino Maito, nadie se quejó de ronquido alguno.  Esto hizo que muchos quieran compartir en próximos viajes el alojamiento con el célebre tambor mayor.

 

Luis se excusó por el error de cálculo aduciendo que desde que dejó la gerencia bancaria ya no está tan familiarizado con los números.

 

En el trayecto de ida bajo la conducción de Adolfo Amma viajaron además Herrera y Lanosa. Bien sabe esta Comisión a través de fuentes de información inobjetables que Alberto, “el ojo”, es un fanático del neoliberalismo y el mercado libre y el Chacho un partidario del socialismo de estado de partido único, por lo que la discusión entre ambos subió de tono. Alberto ejemplificaba el derramamiento de la riqueza con una botella de cerveza rebosante  de espuma mientras ponderaba la concentración de capitales en China, en tanto Chacho elogiaba el proteccionismo de Trump. El contrapunto  hizo que Adolfo, como es su costumbre, pegara un grito de reprimenda y dijera que él también iba a opinar, sosegate ante el cual los demás callaron.  Amma,  aferrado al volante dejó por un momento de mirar su celular, levantó la vista y dijo:

- Yo no puedo olvidar que fui elegido el mejor compañero por lo cual como expresó la ex  presidenta quiero ser prenda de paz (se refería a Isabelita), por lo tanto voy a tomar por la ancha avenida del centro.

- Vas a votar a Massa?, dijeron los otros al unísono.

- No. Voy a tomar por la ancha avenida central - y ahí nomás pegó un volantazo y encaró por el cantero que separa las dos manos.

Llegaron a los topetazos y a los saltos. 

Adolfo, orgulloso por la resistencia de su Toyota, …hijo e’Japón, se le oyó decir.

 

 

 

 

 

 

Apenas llegados al hotel pudo verse a varios integrantes del grupo ya  sentados en las mesas del coqueto bar, enfrentados a copas repletas de un brebaje rojo que todos aseguraron era refresco de granadina. Vaciadas las copas de granadina...

A su vez, cuando  se ocupó la larga mesa para asistir a la primera cena se notó gran inquietud entre el personal de la casa y poco después llegaron policías y fuerzas de seguridad a montones.

 

Alguien dijo “nos descubrieron!”. No fue eso, felizmente. Ocurrió que el contingente fue confundido con los miembros del G 20 sin advertir que no era ni el lugar ni la fecha de tal reunión. Dos cosas generaron el equívoco. Una que Morel en ese momento dirigía la palabra a los allí presentes y por su acento se creyó que era Trump, lo cual  parece no haberle disgustado porque mientras hablaba se tiró el pelo hacia adelante a la manera de un jopo. Lo segundo es que Dayen comiendo arroz con mariscos fue tomado por Xi Jinping.

G 20 o no?

Que chucho Manucho!!!

“Queridous amigous….”

         Además, agitado, alguien de la policía preguntó “quién de ustedes es Putin? y varios levantaron la mano, aunque la bajaron inmediatamente… es que habían entendido mal el sentido de la pregunta. Hubo que sentarse y comprobar que los comensales no eran 20 sino 22 para convencer a todos del error. La policía trató de justificarse diciendo que pensaron en el G 20 porque había americanos, negros, chinos, vaskos, gallegos, tanos, japoneses y coreanos. Es que el cosmopolitismo de la XV desorienta al más pintado.

 

         A propósito de pintura, y de arte en general, y también de interés por la fauna, hubo los que  hicieron excursiones culturales en ese sentido.

 

         Quienes fueron al puerto trajeron como recuerdo una foto de un lobo marino. Quienes se decidieron por el arte fotografiaron una escultura de Botero. Aquí sus testimonios.

lobo marino

recuerdo de los que fueron al puerto

escultura de Botero

recuerdo de los que se decidieron por el arte

         También viene a cuento la excursión a Sierra de los Padres y la visita a la Gruta de los Pañuelos, socavón incrustado en la roca con una imagen de la Virgen en el centro. El lugar está sembrado de pañuelos multicolores que representan peticiones o deseos. Alguno de los integrantes del grupo, cuyo nombre esta Comisión prefiere omitir por pura discreción, apareció furioso con una enorme bolsa llena de pañuelos verdes, exclamando que era un despropósito pedir con ellos a la Virgen que intercediera por la despenalización del aborto.

 

         Costó mucho explicarle que esos pañuelos nada tenían que ver con ese propósito por lo que el aludido tuvo que depositarlos uno a uno donde los había sacado. Como es de imaginar esto llevó mucho tiempo, aunque fue el mismo tiempo que emplearon los demás para descender trastabillando por el rocoso y escarpado camino que conduce a la gruta, por lo que nadie advirtió la demora.

la gruta de los pañuelos, luego el largo trámite del descenso.

los pañuelos verdes ya en su lugar

         Llegados a este punto se decidió almorzar y luego tomar por asalto la casa de Carlos Luro con la consigna que “una buena merienda es un ahorro para la cena”. Se encomendó a dos de nuestros personajes que conocen el sitio guiar con su auto a los restantes a la referida vivienda. Estos sujetos no sólo salieron a la disparada como piloteando un bólido sino además en dirección contraria a la indicada, lo que hizo que muchos se perdieran al seguirlos. Tampoco y por discreción daremos sus nombres, sólo sus iniciales: Omar Vaskoboinik y Ángel Eliseo González Casales.   

 

         Se informó que la casa de Luro quedaba en Cecilia y Mariano. La sordera de muchos de los miembros de la XV y/o su limitada comprensión hizo que se entendiera que Luro vivía en casa de Cecilia y Mariano, tal vez hijos o familiares? Como los interrogados habitantes del lugar no sabían de la existencia de estas personas y mucho menos dónde vivían, los desorientados debieron ir a la oficina municipal y recibieron como respuesta que en Sierra de los Padres ese matrimonio no existe. Ya a punto de regresar a Mar del Plata acordándose mal de los dos antes mencionados, fueron por fin guiados al sitio por el olor de las tortas y de las medialunas generosamente servidas por el dueño de casa y familia. No quedó una medialuna, ni por fortuna.

         Apenas llegados de regreso al hotel pudo verse otra vez a varios integrantes del grupo ya  sentados en las mesas del coqueto bar, enfrentados a copas repletas de un brebaje rojo que todos aseguraron era refresco de granadina. Vaciadas las copas de granadina.

         Entretanto Lanosa miraba a Moreno con envidia. Él también quería ser coordinador. Le dijeron entrenate para el 2019 organizando ahora una excursión. Con todo entusiasmo se concentró en el proyecto y dijo: Ya lo tengo todo planeado! Mañana vamos a la casa del compositor Alberto Williams, también llamada Casa del puente por estar edificada a la manera de un puente sobre un arroyo. Tengo la dirección exacta Quintana 98 y abre a las nueve de la mañana, afirmó  con aire de triunfo.

 

         Allá partieron varios a la tarde siguiente. Al llegar a Quintana 98 había un garage. Consultaron el Google y la dirección era Quintana 3998. El programador dijo: cuarenta cuadras más o menos con un auto, da igual. Llegados al sitio dieron con el cartel de la entrada. La apertura era a las 9, pero el cierre a las 13 horas. Lástima que eran las tres de la tarde. El caradura de Chacho dijo que por lo menos podían mirar la casa a través de la puerta de alambre cerrada con candado. Lástima que no se veía nada. Trató de convencer a los damnificados que no comentaran el asunto, pero la CAHQUIN fiel a su razón de ser allanó su computadora ese mismo día y encontró dos fotos que el nombrado iba a presentar como la casa objeto de la visita para ocultar su error. Lástima que eran la de Victoria Ocampo y la de Bartolomé Mitre.

        

         Chacho no puede coordinar ni un partido de bolita.   

Alberto, Alfredo y Ricardo disfrutan de la excursión planeada por Chacho

Miren a través de la puerta cerrada con candado, que bien se ve la Casa del Puente !!

         Apenas llegados de regreso al hotel pudo verse otra vez a varios integrantes del grupo ya sentados en las mesas del coqueto bar, enfrentados a copas repletas de un brebaje rojo que todos aseguraron era refresco de granadina. 

 

         En la cena de cierre Carlos García se ocupó del brindis con su elocuencia habitual. Tocante fue la frase de encomio cuando dijo que algunos sigan siendo bastones para los que caminan inseguros. Lo que no cayó muy bien fue que aconsejara que cada cual fuera comprando sus canadienses.

         Y por qué no fueron esta vez algunos de los habituales a tal punto que se los extrañó. La CAHQUIN todo lo sabe…

 

* Krauss porque estaba haciendo vigilia por el partido River- Boca. Todavía le dura.

* Amado porque se olvidó de ponerle velas a la lancha.

* Amblard porque estaba sin voz y si no puede hablar no va.

* Fuentes porque dijo que para Negro bastaba Miranda.

* Mauri porque está cansado que le digan que no haga quilombo.

 

         Ya dispuestos a partir, pudo verse otra vez a varios integrantes del grupo sentados en las mesas del coqueto bar, enfrentados a copas repletas de un brebaje rojo que todos aseguraron era refresco de granadina.

         A alguien se le ocurrió probar el sabor del refresco y notó dos cosas: que era Campari y que se habían bajado todas las botellas !!!

 

         La CAHQUIN teme que de seguir así se termine entre rejas. Algunos se están preparando y quisieron saber qué se siente.

         En el viaje de regreso Alfredo Miranda se sumó al auto de Amma y puso su cuota de concordia y mesura. Lo que no causó buena impresión fue que al llegar dijera que ya que asumirá como director de un geriátrico el tour le había servido para reunir experiencia en el trato con tales personas.

 

         Pero la CAHQUIN quiere ver también el medio vaso lleno… por supuesto el de Campari.

 

         Se ha realizado el duodécimo viaje de egresados después de las bodas de oro.

         Puede decirse que tenemos bodas de oro de sobra.

        

         Además cada viaje es el producto de voluntades de acero. Siendo que las bodas de acero se celebran a los 11 años y nosotros hace 66 años que nos conocemos, tenemos por ende cada uno 6 bodas de acero.

 

         Por lo tanto, aguante la XV y hasta la próxima !

                                                                                                          LA CAHQUIN

Mar del Plata

Cahquin

Viaje a Mar del Plata

5 al 9  de noviembre de 2018

Grave denuncia de la Cahquin

Comisión de Asuntos Históricos de la XV