Se ha cumplido el  decimotercer viaje anual desde aquel del cincuentenario a Mendoza en 2007.

         Para  la  CAHQUIN  también pasan los años, por lo que sus integrantes no saben si juzgar los hechos con justificado rigor o con la tolerancia a la que invita la edad de los implicados.

          Después de todo, los implicados no son ni buenos ni malos… son de la XV.  

         Estas denuncias han merecido difusión en Internet, pero aun así no se disimularán los nombres de los aludidos. Lo impone el registro histórico de los hechos, ya sea para los que viajaron, para los que quisieron y no pudieron hacerlo, y para todos los hombres de buena voluntad que quieran habitar el suelo argentino.    

         Hay que reconocer que Moreno y Zanelli, con la colaboración del local Blaha programaron todo con precisión admirable.

         Si algo faltaba era la perspectiva meteorológica. De eso se encargó con esmero Amado, con una justeza tal en el pronóstico que algunos pensaron que el notario poseía capacidades para la predicción.

         No faltaron quienes lo consideraron un astrólogo y lo abrumaron con pedidos atrevidos tales como adelantar el resultado de las elecciones, de la Copa Libertadores o el futuro valor del dólar.   

         Arturo  se encargó con encomiable modestia de desestimar tales pretensiones diciendo que él sólo se especializaba en pronosticar el clima.

         Eso sí, en el próximo viaje cuando se  anuncie sol radiante será aconsejable ponerse el piloto y si la perspectiva es lluvia torrencial, calzarse la malla de baño.

         Sorprendió que en el día de la llegada Segatori no hubiera perdido nada. Alfredo no quiso defraudar y de inmediato anunció que había extraviado el celular.

         Pronto varios se encargaron de su búsqueda. La entrada, la recepción del hotel, la farmacia y la óptica de la acera opuesta, y hasta el joven apostado en la vereda, fueron lugares y personas interrogados con resultado nulo.

         Desde luego se descartó que la habitación o el equipaje del aludido albergaran el dispositivo.

         No había nada para hacer. Sólo prestarle el celular de los restantes para llamados imperiosos. El aparato estaba perdido.

         El que no se perdió fue Ozu, quien honrando su condición de oriental perseverante recordó que el Tano había frecuentado el baño de la planta baja y encaminó sus pasos hacia él. Examinó cada rincón y con gran olfato no eludió el inodoro, valga la metáfora. Allí y sumergido en agua felizmente límpida el celular, tímidamente, delataba su oscura presencia.

         Hubo muchas maniobras para intentar rescatarlo en su funcionamiento. Alfredo obedeció la sugerencia de sumergirlo en un kilo de arroz con el fin de absorber la humedad. No resultó. Tampoco la de varios de no desperdiciar la compra encargando a la cocina un plato de “risotto al celular”, lo cual hubiera sido una creación gastronómica. Se adujo que el primer paso de la receta “Se sumerge un celular en el inodoro…” sería difícil de aceptar. 

         Maggiolo no quiso ser menos y perdió su gorra multicolor, también afanosamente buscada incluso debajo de los asientos del vehículo. Fue menos original, estaba en su valija. Cada cual hace lo que buenamente puede.

         El viaje fue rico en excursiones.

         En la visita al teatro “3 de febrero”, Carlos, el gentil guía de la misma, preguntó de dónde veníamos. Alguien quiso impresionarlo diciéndole que entre los presentes se hallaban el padre de Paloma Herrera y el del tenor Carlos D’Onofrio, radicado en San Petersburgo. Lástima que ninguno de ambos estaba en condiciones de imitar el arte de sus hijos… no había zapatillas de baile ni orquesta en el foso.

Paraná (2019)

Cahquin

Viaje a Paraná (Entre Ríos)

7 al 11  de octubre de 2019

Grave denuncia de la Cahquin

Comisión de Asuntos Históricos de la XV

         En ocasión de ir al túnel subfluvial la guardia hizo bajar a Maito para ver si la altura de la entrada era suficiente. Gino se quejó diciendo que no era necesario porque el cartel  admitía hasta los 4,10 metros. La vigilancia se justificó diciendo que no se les había informado si venía o no con el bastón de tambor mayor. Gino aceptó las disculpas aunque un poco decepcionado porque quería hacer desfilar sus animales de pedigree y en el túnel está prohibida la tracción a sangre.

         Sucedió luego la visita a las aldeas alemanas.

         Esta vez nuestra guía fue la simpática Pinky. Relató con detalle la llegada de los alemanes del Volga a la provincia en 1875, según dijo, en el gobierno de Alvear.          Haciendo uso de su condición de cirujano Miranda le cortó el relato diciendo que Alvear gobernó muchas décadas después. Luego ante la repetición del error y el reclamo del Negro, la propia Pinky reconoció que había dicho Alvear en lugar de Avellaneda. Miranda no se conformó con tener razón, exigió un acto de desagravio de la concurrencia.

 

         En el almuerzo, en el restaurant Munich de una de las aldeas, nos atendió una bella joven llamada Yannina. Para agradecerle su fina dedicación y guardar testimonio del momento, alguien, a los postres, sugirió que se sacara una foto con el comensal que ella eligiera.

No faltaron las exclamaciones  de los presentes: yo soy el más buen mozo, yo el más joven, yo el más atlético…

El elegido fue Agustín,                 el chofer de la excursión….  

Que postre tan amargo!

En ese momento Pinky, la guía, decidió que a manera de consuelo haría lo mismo con otro concurrente y optó por Miranda.

Se apuraron a decirle: No te creas el más lindo!

Lo hace para demostrarte que no te guarda rencor por lo de Alvear y Avellaneda.  

En la excursión a la cervecería Schneider los miembros del contingente fueron obligados a calzarse una especie de casaca  amarilla con cierto aspecto de chaleco salvavida. Ustedes tienen cara de ahogarse en los tanques de cerveza!, fue la justificación de la prenda por parte de los anfitriones

         Muy interesante la visita a Pur Sang, la fábrica artesanal de copias de modelos de autos de colección.

         Uno de los visitantes estuvo a punto de concretar la compra de un Porsche impresionante.

         Esta vez sí mantendremos su identidad en secreto para no denunciar ante la AFIP semejante desembolso. Sus iniciales son González Casales.

         A último momento el aludido desistió porque el motor ubicado en la parte trasera no le permitía cargar las maletas en sus viajes a Chascomús. Es que en este mundo a todo le falta cinco para el peso! dijo el frustrado comprador.

En esa excursión Carlos García fue contratado como jefe de guardia del establecimiento. Hay que ver lo rápido que le obedecieron los perros.

 La CAHQUIN hace suya

estas conclusiones.

Hasta la próxima entrega.

         En la cena de cierre Lanosa quiso lucirse para que Amma no fuera el único parlante en la respectiva mesa. Sacó a relucir el tema del protocolo en las reuniones sociales y dijo que en una reunión de categoría debía comenzarse la conversación con el comensal sentado a la izquierda.

         Ozu no tardó en apuntar que si el comensal de la izquierda también respetara el protocolo haría lo mismo, dejando al anterior con la palabra en la boca o sea hablando al vacío.

         Lanosa se sintió un poco incómodo por la inesperada observación y ensayó un remiendo dialéctico diciendo: - Se me sacó de contexto, lo que quise decir es que se debía saludar primero a quien se tiene a la izquierda! De inmediato se le hizo notar que sea con diálogo o con saludo el resultado de la maniobra sería el mismo.

         Herrera empuñó su filmadora y dijo que lo referido merecía ser filmado para constatar su factibilidad. Instruyó prolijamente a los presentes a dirigirse sólo al sentado a la izquierda de cada uno y apretó play. La CAHQUIN augura que la filmación mostrará a los comensales sin entender lo que se les pide, moviendo por lo tanto sus cabezas de manera errática hacia cualquier lado en una especie de diálogo imposible. Caramba, qué coincidencia con la realidad!

         Completan la lista de los paseantes Alen, Iuorio y Watanabe quienes hicieron llegar a esta Comisión sus conclusiones sobre el viaje. Estas son:

¨ Fuimos al túnel subfluvial, no al túnel del tiempo

¨ Para qué visitar un teatro si basta con el que hacemos nosotros

¨ Las cervezas que nos regalaron en la fábrica no calmaron nuestra sed…de conocimiento

¨ En la visita a la empresa Pur Sang los caballos parecían autos, lo que puede la tecnología

¨ En cuanto a protocolo lo que Salamanca non da natura non presta, en criollo, los que     nacen para pito no llegan a corneta… según Enciclopedia Uruguaya (de gran influencia en Entre Ríos)

¨ Será por eso que hubo un lugar donde se nos prohibió la entrada

arriba